sábado, 29 de junio de 2013

Reflexiones al Ateneo Instructivo Obrero

Compartimos un pequeño articulo escrito por un compañero reflexionando sobre el significado de la acción de ocupación del Ateneo, tanto en el presente como en el futuro.Gracias compañero por tu texto.


El éxito de la ocupación del Ateneo y de otros lugares similares, no radica en su perdurabilidad temporal, en su permanencia durante un período más o menos largo en el tiempo. Podrían ser años, puede ser un día, meses, varias semanas. Todo ello circunstancias que dependen de una gran cantidad de variables sobre las que se puede actuar o no. El auténtico valor de la ocupación, es que es la punta del iceberg de una serie de movimientos que evidencian una situación social sobre la que vale la pena detenerse.

Para que una ocupación sea llevada a cabo, se necesita una demanda social que lo requiera, gente dispuesta a embarcarse en el proyecto y a apoyarlo desde fuera, una red solidaria de interacción que permita llevar el proyecto a cabo y, lo que es más importante, un deseo de crear espacios de valor donde recuperar sueños, expectativas, proyectos que no encajan, ya, en un entorno marcado por el deterioro y la decadencia. 

El que un proyecto de autogestión de un lugar público abandonado a su propia degradación, para fines culturales, educativos, sociales, de ocio, etc..como un acto de responsabilidad ciudadana, encargándose de la realidad por la que merece la pena crear, se convierta en un acto transgresor para los poderes públicos, susceptible de sofocar lo más rápidamente posible, evidencia ese mismo estado de descomposición social al que nos referíamos anteriormente, o, dicho de otra manera, evidencian el vacío ontológico en el que nuestra sociedad se ha instalado. Eso si, un vacío com mando a distancia y sueños televisados al alcance virtual de un clic. En una sociedad, donde la banalidad se ha constituído como auténtica categoría central de conocimiento y acercamiento a la realidad.

La sombra de un proyecto rebosante de contenido, deseoso de hacer camino común hacia un horizonte fraternal entre las personas, se intuye como lo más amenazador, lo transgresor por excelencia, lo que hace estallar el encorsetado, asfixiante y embrutecedor panorama sociocultural en el que nos encontramos.

Las semillas sólo germinan en terrreno propicio y fecundo y aunque por accidentes eventuales, su crecimiento se retrase, la vida empuja con fuerza, imparable, arrolladora, misteriosa. El Ateneo Instructivo Obrero hace tiempo ya, que está en la calle, instalado, vivito y coleando, en asambleas, en parques, en reuniones informales, en reivindicaciones imparables. Desborda el espacio de la ciudad de Guadalajara y se expande por todos los rincones del estado.

La Plataforma Antirrepresiva de Guadalajara secunda las conclusiones de la asamblea celebrada el domingo 16, seguirá insistiendo en la necesidad de que germinen estas frescas esporas de libertad en nuestra ciudad y contribuirá con su apoyo a que este proyecto como los que ya asoman en el horizonte florezcan en los nuevos tiempos que se avecinan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada